EMDR

El EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing) es una técnica ideada por Francine Shapiro a finales de los años 80 y reputada como de eficacia casi milagrosa en la resolución de los síntomas de estrés post-traumático.

El EMDR es efectivo tanto en traumas que ocurren una vez pero que quiebran nuestra propia estructura, como en traumas que se producen constantemente de forma crónica durante un período largo y pueden tener el mismo o mayor efecto desintegrador que un Trauma concreto y único.

¿Cómo diferenciamos un recuerdo traumático de otro que no lo es? En un recuerdo traumático, en lugar de recordar las emociones y sensaciones, las revivimos, las reexperimentamos de tal forma que generamos una fobia a ese tipo de situaciones que nos recuerdan la situación temida.

Esta técnica parte de la siguiente teoría:

Cuando recibimos un estímulo externo (ej, vemos un perro grande), éste entra por nuestros ojos como input sensorial, directo al Tálamo. Se producen dos cosas:

  1. El Tálamo envía una señal a la Amígdala, que tiene capacidad tanto de memoria como de respuesta por sí misma, y es la responsable de respuestas automáticas (por ej, sobresaltarse si el perro grande nos asusta)
  2. del Tálamo pasa la información al Córtex correspondiente
    Ambas informaciones son devueltas al Tálamo, que es una estructura de INTEGRACIÓN (de la información emocional y cognitiva)

Pero si una vez llega a la Amígdala la información que me ha sobresaltado, no sabemos o no podemos gestionarla bien (ej, si nuestra madre también se asusta, o si no empatiza con nuestro susto…), no podrá ser devuelta al Tálamo, por lo que la información no quedará INTEGRADA, por tanto no la habremos elaborado bien, y la Amígdala se quedará sobreexcitada ante el mismo estímulo, u otros que nos recuerden a él. Es por esto que probablemente cuando volvamos a ver un perro grande, una simple foto de él, o creamos que nos vamos a encontrar con uno, reviviremos las sensaciones y emociones sobrealteradas del principio.

Esto mismo ocurrirá con traumas como la pérdida, el abandono, accidentes, etc..

Con el EMDR, se desensibilizan las emociones asociadas al trauma o traumas vividos, a través de toques alternados (en las piernas, hombros, y otras modalidades, así como el movimiento repetido de los ojos hacia ambos lados), esto es, la estimulación de los dos hemisferios cerebrales que permiten que la información la podamos reprocesar.  Algo fundamental en la superación de un Trauma.